jueves, 12 de junio de 2008

580. Jesús Coronel Franco y Jesús Fernández Vieira, año 1973.


ENLACE:

548. "Todavía hay mucho talento de la tierra en el exterior" Javier Sabina considera que "con los que hay más tres palmeros daría para mantenernos"

5 comentarios:

  1. Blas,
    El de la foto es Jesús, hermano de Teodoro.

    ResponderEliminar
  2. Magnifico articulo, estupenda, tanto en su conservación, como documento, no solo de los Atletas motivo de la foto, si no también las personas que lo rodean.
    Blas tú firmas el articulo, mucho corazón, la verdad es que siempre te ha gustado el rollito periodístico.
    Coronel ver estas cosas debe de hacerte sentir que ha llovido mucho.

    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Daniel, en los primeros años del club Atlético Getafe yo tenía que hacer de todo, es cierto que me apetecía y todo mi tiempo libre era para el Club.
    Tuve que escribirme los estatutos, entrenar, entrenar a los atletas, coordinar a los directivos, de periodista, bueno, una gran cantidad de cosas para que nuestro Atlético Getafe consiguiera ir avanzando hasta llegar a ser lo que fue cuando vosotros le conocisteis...
    Ahora los tiempos han cambiado, pero nos queda el recuerdo de todos aquellos momentos felices que tuvimos y que poco a poco creo que vamos a ir escribiendo con la ayuda de todas aquellas personas que nos acompañaron en aquella difícil singladura que duro tantos años.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo que en esa y en otras carreras, la ropa nos la prestaba el grupo de empresa de CASA y si os fijáis un poco era bastante diferente a la de ahora, las zapatillas eran de suela plana de goma, podías notar todo lo que pisabas.
    Había muchas dificultades para practicar cualquier deporte y mucho mas el atletismo, éramos unos cuantos “locos” los que teníamos esa afición.

    ResponderEliminar
  5. Jesús, yo también recibí prestadas las famosas playeras de Mingo, y se notaba la carbonilla de "la pista de las canteras"...bueno, como tú has dicho antes, se notaba todo lo que pisabas, te resbalabas, una pena.
    Teníamos que poner muchas ganas, porque ilusión teníamos a raudales.
    Son tiempos que ya no volverán y que los que vinieron más tarde solamente se pueden hacer un ídea con lo que nosotros le contemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar