domingo, 20 de septiembre de 2009

4784. REPORTAJE: Evaluación para los Juegos de 2016 . De la ilusión de Singapur al desánimo de Copenhague.


La tormenta empezó ayer y es probable que dure hasta el 2 de octubre de 2009.
Foto: blas


Hace cuatro años, Madrid llegó a la votación final en condiciones mucho mejores, aunque cayera ante Londres, la favorita

Madrid perdió hace cuatro años en la elección de Singapur, pero rayó a gran altura. Incluso el error de uno de los dos miembros griegos fue decisivo para no llegar a una votación final que se hubiera podido ganar. El batacazo mayor fue para París por el triunfo de Londres, a la que no sólo favoreció la astuta visita a los miembros del por entonces primer ministro, Tony Blair, a última hora para apuntalar el encanto del legendario atleta Sebastian Coe al frente de la candidatura. Antes, la diplomacia anglosajona ya había conseguido el elogio de la comisión de evaluación -pese a tener un proyecto impreciso, como se demostró después- una nota de "muy alta calidad", igual que la capital francesa, la principal favorita. Pero los miembros y la comisión "creyeron" en el poder de Londres y descartaron la suficiencia de París.

En 2005 se catalogó la candidatura como de "alta calidad". Hoy es de "calidad variable"

El informe no es vinculante, pero esta vez Madrid aparece a la cola del pelotón

Madrid, pese a ir de tercera en discordia, estuvo a punto de dar la sorpresa con un proyecto ilusionante y magnífico, que de no ser por los gigantes políticos en lucha le hubiera servido para ganar. Conviene recordar que derrotó a Moscú, la peor valorada desde el principio, y a Nueva York, que albergó alguna esperanza al ser catalogada, como Madrid en el informe previo, con "alta calidad". Ahora, ha sido la única despreciada con "calidad variable".

En 2005 se criticó la falta de plazas hoteleras, lo que ya pareció una disculpa para compensar las carencias de París y Londres en otros apartados claves para el COI en comparación con la estupenda oferta española. Pero los miembros recibieron un proyecto magnífico, pujante. Ahora, la sensación es que se ha desinflado y está mal vendido. La peor noticia.

Para Madrid, ganar a la primera (aunque históricamente no fuera así, pero sí en los tiempos más modernos) hubiera sido una hazaña y se recordaba la cercanía de Barcelona 92. Pero la derrota, aun decepcionante, dejó las secuelas de que había base para volver a intentarlo. Se tardó mucho en decidir que merecía la pena, pero lo peor, aunque al final pese, no va a acabar siendo lo que se argumentó desde el principio: el lastre de la rotación de sedes por continentes para repetir una victoria europea. Lo más dañino puede ser no haber convencido al COI, una vez más, pese a ir segundos "técnicamente" hace un año. Ni a los miembros, ni a la comisión de evaluación. Ni en las gestiones personales ni en las presentaciones ni siquiera en el informe escrito o audiovisual. El G-20 olímpico no reparte ya sillas, hay que ganárselas.

Si se hizo bien para 2012 lo lamentable es que se haya desaprovechado lo bueno de entonces, y en cosas mucho menores se hayan puesto en bandeja argumentos al COI para que rote lo que quiera.

Nada hay perdido de antemano, no sólo porque se pueden aclarar puntos confusos, sino porque no hay votantes más manipulables que los miembros del COI, salvo excepciones. El informe no es vinculante. Pero si a Singapur el equipo de Madrid fue con la ilusión del que viene de atrás convencido de que puede ganar al sprint a cualquiera, grande o no, el de ahora llegará a Copenhague, donde se decidirá todo el 2 de octubre, descolgado del pelotón. Si se pierde, la sensación de haber tirado por la borda otra oportunidad, por razones aún más nimias y errores propios, estará presente.

Del equipo que cayó por corta cabeza en Singapur se pudo decir que no tenía el carisma británico, pero sí estaba metido en donde se cuecen las tantas veces insólitas decisiones del COI. Ahora, cuatro años después, no parece haber ocurrido nada parecido. La lección sirvió de poco.

Fuente: el pais.com

ENLACES:

4782. TRIBUNA: Evaluación para los Juegos de 2016, JAIME LISSAVETZKY. Seguimos en carrera. La cita final el 2 octubre de 2009 en Copenhague.

4780. Un mes para el veredicto olímpico. El motivo de la controversia. La ley antidopaje española es más flexible en el control a los deportistas.

4778. ANÁLISIS: Evaluación Juegos de 2016. Río toma ventaja. Tokio y Chicago, a la que le queda la baza Obama, pagan la falta de apoyo popular

4776. A UN MES PARA LA DECISIÓN OLÍMPICA. Duros reproches para Madrid 2016. El COI critica la presentación de la candidatura y la ley antidopaje.

4774. Lissavetzky: Madrid está en la final y ésta se juega el 2 de octubre. España está trabajando de una manera clara y contundente contra el dopaje.

4772. Madrid sale fortalecida del informe del COI, según el alcalde madrileño Alberto Ruiz-Gallardón.

4768. El COI destaca a Tokio y critica a Madrid por las leyes antidopaje españolas. Tokio es la ciudad mejor situada para organizar los Juegos.

4127. Jaime Lissavetzky: "No se trata de hacer muchos controles, sino de planificarlos bien".

4088. "Madrid se va de Lausana mucho más fuerte de lo que llegó", resumió el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en el cierre de la exposición.

4077. Madrid, Chicago, Tokio y Río, a escena. La candidatura madrileña premiada con una ovación. Un vídeo mostró cómo serán los Juegos de 2016.

3767. Recta final para Madrid 2016. Tras la visita del COI, a la candidatura le queda un examen antes de la votación del 2 de octubre.

1 comentario:

  1. Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    ResponderEliminar