Mostrando entradas con la etiqueta Claude Lévi-Strauss. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Claude Lévi-Strauss. Mostrar todas las entradas

martes, 20 de marzo de 2012

Recuerdos año 2012. 9871. Albert Camus sostuvo el derecho de cada ciudadano a elevarse sobre el colectivo para construir su propia libertad

Albert Camus en 1953
Foto: AFP (http://cultura.elpais.com



El 25 de noviembre de 1939, cuando Francia empezaba a gangrenarse por el miedo a la invasión alemana y sus élites políticas y periodísticas se disponían a entregarse sin pudor al III Reich, Albert Camus escribió un artículo para Le Soir républicaine, el periódico de una sola página a dos caras del que era codirector en Argel. En Francia regía la censura, y el texto no llegó a publicarse nunca. Lógico, porque en apenas tres folios el autor de El extranjero bordaba un alegato por la libertad de prensa. Al defender la utilidad del oficio de informar en tiempos de guerra, Camus sostuvo el derecho de cada ciudadano a elevarse sobre el colectivo para construir su propia libertad, y definió los cuatro mandamientos del periodismo libre: lucidez, desobediencia, ironía y obstinación. Son, casualmente, los puntos cardinales que inspiraron su obra novelesca y filosófica.
El espléndido texto ha salido del agujero negro del tiempo gracias a una colaboradora de Le Monde, Macha Séry, que lo encontró en los Archivos Nacionales de Ultramar (Aix-en-Provence). El diario vespertino lo publicó el jueves pasado en sus páginas culturales, y en el Salón del Libro de París todos hablaban del artículo y del último libro de Michel Onfray, El orden libertario, que traza una comparación entre Camus y Jean-Paul Sartre especialmente odiosa para el segundo...




Los posts más leídos en el blog "atletismo y algo más"

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10553. La San Silvestre Vallecana Popular tendrá 4 salidas diferentes: a las 17:30, 17:45, 18:00 y a las 18:15

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10548. #Clasificación XXX Cross Nacional “Fiestas de la Virgen” de Yecla (Murcia)

Recuerdos año 2012. 10542. #Atletismo. Oriol Pujol Ferrusola, portavoz parlamentario de CIU, corrió su primera maratón en 3 horas 52 minutos

Recuerdos año 2012. 10524. #Fotografías de Getafe, Comunidad de Madrid (España)

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10522. #Resultados y #Fotografías Carrera Solidaria Santander – Educación Infantil Unicef

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10519. #Clasificación XXXV Maratón DKV de San Sebastián (Guipúzcoa)

Recuerdos año 2012. 10513. Amnistía Internacional: “Ascensión Anguita Quesada está denunciando indicios de incumplimiento de la orden de alejamiento impuesta por los tribunales”

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10506. Resultados XIX Cross Internacional de Soria

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10495. Clasificación XXXIII Carreira Popular de Negreira (A Coruña)

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10494. Resultados XXVIII Cross del Aceite celebrado en Torredonjimeno (Jaén)

Recuerdos año 2012. 10480. #Atletismo. #Resultados y #Fotografías #Maratón masculino en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 10468. #Resultados y #Fotografías Carrera Divina Pastora 2012 celebrada en Madrid

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10445. Rodrigo Sánchez Ruiz de La Cuesta (29:56) y Ana Casares Polo (35:47), vencedores en la I Carrera Ciudad de Pamplona

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10427. Miguel Ángel Gamonal Martín (2:13:14), Enrique Fernández Pinedo (2:20:13), Luis Alberto Casado Pérez (2:25:51) y Elena Ugena Arcicollar (2:50:28), en el XXXIX Maratón de Berlín

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10393. Mayte Martínez Jiménez (1:57.62), el jueves ofrecerá una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valladolid para anunciar su retirada

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10392. Orlando Ortega, 13.09 en 110 metros vallas: “Estar en Guantánamo ha sido genial, nunca había venido y me llevo la mejor de las opiniones”

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10323. Resultados relevo 4x100 metros femenino en Londres: 1. Estados Unidos, 40.82, 2. Jamaica, 41.41 y 3. Ucrania, 42.04

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10299. Resultados 400 metros lisos: 1. Sanya Richards-Ross, 49.55, 2. Christine Ohuruogu, 49.70 y 3. Deedee Trotter, 49.72

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10289. Miguel Ángel López Nicolás (1:19:49), quinto en los 20 kilómetros marcha que ganó el chino Ding Chen (1:18.46)

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 10273. Javier Cienfuegos Pinilla (76,21), lanzamiento de martillo, competirá a las 12.45 horas y la mínima de calificación es de 78,00 metros

Recuerdos año 2012. 10240. #Atletismo desde España. Irene Almarcha Conejero (14.07), Olatz Arrieta Hernández (14.11) y Desiree Valderrama López (14.47), 100 metros vallas en Toledo (+0,1)

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 10203. Verónica Pérez Rodríguez (40:21) quinta y Enrique Meneses Lobo (51:41) noveno, en el XI Campeonato de Europa de Carreras de Montaña disputado en Denizli–Pamukkale (Turquía)

Recuerdos año 2012: 10195. #Resultados y #Fotografías del Meeting de Atletismo Madrid 2012

Recuerdos año 2012: 10089. #Fotografía que he hecho hoy, en mi patio, de la “golondrina dando de comer a sus cinco polluelos”

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 10052. Tyson Gay (9.69) volverá a competir el próximo fin de semana en Nueva York

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 10022. Álvaro Rodríguez Melero (3:34.10) y Juan Carlos Higuero Mate (3:35.82), en los 1.500 metros de Hengelo (Holanda)

Recuerdos año 2012. 10009. #Atletismo: Actualidad de España. Carrera Solidaria Santander a favor de la Educación Infantil Unicef

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 9891. #Resultados V Campeonato del Mundo en Pista Cubierta, para atletas veteranos, celebrado en Jyvaskyla (Finlandia)

Recuerdos año 2012. 9871. Albert Camus sostuvo el derecho de cada ciudadano a elevarse sobre el colectivo para construir su propia libertad

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9825. Resultados del XXXV Campeonato de España Juvenil en Pista Cubierta celebrado en Valencia

Recuerdos año 2012. 9780. Roger Roca Dalmau Campeón Mundial de Duatlón ITU 2011 al haber violado el reglamento Antidopaje el portugués Sergio Silva

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9778. Jordan Jovtchev (39 años) y Oksana Chusovitina (36 años), competirán en los Juegos Olímpicos de Londres

Recuerdos año 2012: 9767. Las “Primeras Jornadas Nacionales de Atletismo”, organizadas por el Club Deportivo Gredos San Diego, se celebrarán en Madrid el 14 de abril

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 9752. Clasificación de las mejores carreras españolas en ruta: “El XXVI Medio Maratón de Granollers 1.374 puntos”

Recuerdos año 2012: 9726. Pedro Antonio Martínez Rello, Luis Recio Alcántara, María Luisa López Pedregal, Santiago Córdoba Gómez y Gloria Castillo Muñoz. CESA, año 2000

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9705. Resultados LVII Cross Internacional de San Sebastián (Guipúzcoa), celebrado en el Hipódromo de Lasarte

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9625. Alberto Suárez Laso (13:54) y Esther Álvarez Herrero (17:42), se impusieron en la San Silvestre de Oviedo

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9600. Deportistas beneficiarios de las becas otorgadas por la Fundación Madrid Olímpico 2011

#Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9571. #Usain Bolt, #Carmelita Jeter, #Vivian Jepkemoi Cheruiyot, #Liu Xiang, #Yohan Blake, #Oscar Pistorius y #Mo Farah, nominados a los #Premios Laureus

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9122. Igor Bychkov Bychkova, el mini #Bubka habla castellano, campeón de España de salto con pértiga en pista cubierta

#Recuerdos año 2012: #Atletismo. 9117. Patricia Sarrapio Martín gana el Campeonato de España de triple salto con 13,84 metros (+2.3)

Recuerdos año 2012: #Atletismo. 7808. Comunicado del colectivo de Entrenadores pidiendo que se investigue "hasta las últimas consecuencias" la Operación Galgo

#Recuerdos año 2012: #Atletismo. 6678. Aauri Lorena Bokesa Abia, Natalia Romero Franco, Begoña Garrido Barro y Teresa Torres Gutiérrez, realizaron 3:37.05 en el 4x400

#Recuerdos año 2012: #Atletismo. 6616. Ana Torrijos Caparrós, Digna Luz Murillo Moreno, Estela García Villalta y María Amparo Cotán Reyes fueron novenas en 4x100 con 45.34

Recuerdos año 2012. 6266. Entrevista a José Luis Sampedro "En Días Como Hoy": "Nuestro sistema económico está descompuesto"

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 3550. La mayoría de los medallistas en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Pekín 2008, premiados con la Real Orden del Mérito Deportivo

Recuerdos año 2012. #Atletismo. 2916. #Lolo Jones, en Stuttgart, estableció una nueva mejor marca mundial del año en 60 metros vallas con 7 segundos y 85 centésimas

#Recuerdos año 2012: #Atletismo. 2771. Madre o deportista. Las atletas que se quedan embarazadas pierden becas y el apoyo de las instituciones

#Recuerdos año 2012. 1226. #Vitali Petrov: #Yelena #Isinbáyeva puede saltar perfectamente 5,15 metros

miércoles, 18 de noviembre de 2009

5278. TRIBUNA: FRANCISCO JARAUTA. La lección de Claude Lévi-Strauss. Sus análisis utilizan la geología, el psicoanálisis freudiano y el marxismo


Foto: wikipedia.org


El filósofo y antropólogo francés revolucionó la historia de las ciencias sociales y sus modelos interpretativos. Sus análisis utilizan la geología, el psicoanálisis freudiano, el marxismo y el estructuralismo.


El pasado 30 de octubre Claude Lévi-Strauss fallecía en París a la edad de 100 años. Filósofo y etnógrafo a un tiempo, es hoy un referente intelectual indispensable a la hora de pensar las relaciones entre el hombre y la sociedad, la naturaleza y la cultura, y el complejo sistema de elementos que se articulan en los diferentes modelos mitológicos que han ocupado una parte central de sus estudios. Mitos, costumbres, artes, lenguas, reglas de parentesco, religiones, instituciones, etcétera, todo le atraía al joven etnógrafo que decidirá dedicar su vida al estudio de las formas de la cultura.
En sus viajes etnográficos por la Amazonia elaboró las bases de la 'pensée sauvage'
Se propuso descifrar las estructuras que se hallan en la base de toda forma cultural
Tristes Tropiques, de 1955, recogerá lo que él mismo calificó como "la experiencia más importante" de su vida. Un viaje -"cuando ya era imposible viajar"- que le precipitará en un universo nuevo del que se sentirá pronto no sólo atraído sino incluso atrapado. Herramientas, objetos, formas de alimentación, música, danza, rituales mágicos... pasarán pronto a formar parte de una nueva constelación humana de la que se reconocerá como su cartógrafo.
El joven estudiante que atraviesa el Atlántico en 1935 camino de Brasil ha elegido ya sus afinidades intelectuales. La geología, porque nadie mejor que ella narra el tiempo de la tierra. Sigmund Freud, tal cual lo leía el joven Lévi-Strauss, que excava en las ruinas del paisaje psíquico cuyas leyes intenta establecer. Y Karl Marx, que lee a los 17 años, y que se le presenta como el constructor de modelos sociales, aptos para la comprensión de la historia. Geología, psicoanálisis, marxismo: "Los tres demuestran que comprender consiste en reducir un tipo de realidad a otra; que la realidad más verdadera no es siempre la más evidente o explícita".
Ahora tendrá ante sus ojos, a lo largo de los viajes etnográficos por las tribus indígenas del Mato Grosso y de la Amazonia entre 1935 y 1939, un mundo nuevo de formas culturales que recorrerá con particular ansiedad. Todo le resultaba fascinante entre los caduveos, bororos, nambikwaras y tupi-kawahibs, sobre los que construirá las bases de lo que más tarde llamará pensée sauvage, al tiempo que trazará ya la estructura de su pensamiento. "En la América indígena he amado el reflejo, aunque fuera fugitivo, de una época en la que la especie se adaptaba a las condiciones de su universo y en la que persistía una relación adecuada entre la libertad y sus signos". Ya entonces la secreta atracción por los ideales utópicos de su autor preferido, Rousseau.
Y tras el breve regreso a Francia de nuevo los años de Nueva York, de 1941 a 1944, "un periodo de excitación intelectual intensa". Ahí se encuentran los exiliados como André Bretón, Max Ernst, Tanguy, Masson... o los frankfurtianos de la New School for Social Research junto a los grandes nombres de la antropología americana como Alfred Kroeber, Franz Boas, Ralph Linton o Ruth Benedict. Y, finalmente, el encuentro decisivo con Roman Jakobson de quien reconocerá una deuda intelectual. "Yo hacía ya estructuralismo sin saberlo. Jakobson me ha revelado la existencia de un corpus de doctrina ya constituido", escribirá años más tarde recordando la estancia y encuentro neoyorquinos.
En efecto, el estructuralismo era, para él ante todo, una estrategia para escapar de la obsesión por la identidad. Contra el existencialismo de Sartre, Lévi-Strauss declara la guerra al "sujeto": "Este insoportable niño caprichoso que ha ocupado tanto tiempo la escena filosófica, impidiendo un trabajo serio al reclamar todas las atenciones". Más allá de las apariencias y formas sensibles, se organiza el trabajo de un desciframiento de aquellas estructuras que se hallan en la base de toda forma cultural. En el fondo, "je suis peut-être un kantien vulgaire", ironizaba en plena refriega intelectual.
Las Structures élémentaires de la parenté, que leerá en 1949 como trabajo de tesis, marcan un camino apasionado por establecer la lógica de las relaciones que rigen las formas de la cultura y sus determinaciones naturales. Desde un extraño regard éloigné penetraba su obra en los diferentes sistemas que Tristes Tropiques habían ya señalado. La lección inaugural en el Collège de France, sin duda uno de sus textos fundamentales, nos introducirá, no sin polémica, en el universo de órdenes y clasificaciones que orientan las formas mentales de los pueblos sin máquinas ni escritura.
La relación que se nos oculta -de la misma forma que lo hacen las máscaras en su afirmar y negar- es propiamente el objeto del inmenso trabajo de Mythologies, distribuido en cuatro volúmenes de 1964 a 1971: Le cru et le cuit, Du miel aux cendres, L'origine des manières de table, L'Homme nu, y que recogen 113 relatos de mitos que cifran, en su conjunto, la historia más variada jamás contada. En el juego del aparecer y desaparecer se va iluminando la lógica de procesos culturales irrepetibles que dan cuenta de la historia humana, tal como afirma en La voie des masques, de 1979.
En los sistemas mitológicos que Lévi-Strauss identifica en sus análisis opera una lógica que establece el orden de las estructuras y las formas de la vida y la cultura. Para ello es necesario recorrer el largo viaje que va de lo sensible a lo inteligible, siguiendo un camino de relaciones e inferencias, con clara intención constructiva que dará lugar a la configuración de un sentido que escapaba a las lecturas de la antropología clásica.
La mirada puede detenerse en un tatuaje o en el rostro de una joven caduveo o en el ritmo de una danza bororó. Lo que importa, dice Lévi-Strauss, es llegar a la comprensión de aquellos signos que esconden su verdad, como en el caso de la piel de la joven caduveo, teñida de azul, sobre la que se recortan entre geometría y arabescos los principios sociales de jerarquía y reciprocidad. Aparecen así nuevos niveles de significado que dan lugar a un relato que la antropología sostiene con su ejercicio iluminando desde los signos la verdadera historia humana.
Recorrer esta historia sólo es posible siguiendo la guía de una mirada que ha revolucionado la historia de las ciencias sociales y de sus modelos interpretativos. Me refiero a una larga polémica a lo largo de la cual los presupuestos historiográficos han sufrido un amplio y contrastado debate. Los contextos epistemológicos son hoy otros y una aproximación a las tesis de Lévi-Strauss, a sus métodos y a sus modelos de interpretación, tienen para nosotros una actualidad indiscutible. Más allá de los territorios tradicionales de los estudios antropológicos se abre desde su propia obra un nuevo espacio de curiosidades y problemas nuevos. Una mirada como la suya, atenta a identificar las relaciones que atraviesan igualmente la pintura, la música, la literatura y las artes en general. Con sutilidad proustiana volverá a mirar a Poussin, a escuchar a Rameau, a leer a Diderot como variaciones de un mismo ejercicio.
No es otro el propósito de Regarder, écouter, lire, de 1994, con el que cierra la selección de textos para el reciente volumen de la Pléiade. Ocasión que de nuevo pone en escena la intención que ha dirigido su propia experiencia intelectual. Una historia que va desde Tristes Tropiques a este último ejercicio de lectura e interpretación comparativas, de quien se ha definido como un "humaniste modeste", siendo, en verdad para nosotros, uno de nuestros maestros.
Francisco Jarauta es catedrático de Filosofía de la Universidad de Murcia.

 

q

miércoles, 10 de diciembre de 2008

2416. Qué queda del estructuralismo. Fue sin duda la corriente de pensamiento de mayor peso en el siglo XX. Después de la experiencia de Lévi-Strauss


Claude Lévi-Strauss

Fue sin duda la corriente de pensamiento de mayor peso en el siglo XX. Después de la experiencia de Claude Lévi-Strauss con las tribus amazónicas, en los 30, plasmada en Tristes trópicos, se expandió desde la antropología a la filosofía, la crítica literaria, la filosofía, la psiquiatría, en busca del funcionamiento de la cultura toda.

Por: Marcelo Pisarro

EL ESTRUCTURALISMO invadió todas las disciplinas y el fin de siglo lo puso en tela de juicio en un debate que no cesa.
Suponiendo que Claude Lévi-Strauss no hubiese hecho otra cosa que escribir Tristes trópicos , su libro de 1955, su obra seguiría estando a mil años luz que la de cualquier otro antropólogo. Y Tristes trópicos ni siquiera es un libro de antropología en sentido estricto. En todo lo que ese libro exige, en todo lo que ese libro sabe que no obtendrá, se encuentra la espina que el estructuralismo –como método científico, corriente de pensamiento, como afirmación política y posibilidad estética– dejó clavada en el corazón del siglo XX: no la duda sobre si el saber occidental será capaz de responder las preguntas acerca de la naturaleza humana, sino la sospecha de que probablemente no valga la pena.

Tristes trópicos es el relato de un antropólogo que, a mediados de la década de 1930, deja su acomodada vida académica en Francia y llega a la selva amazónica en busca de su objeto de estudio soñado: "Una sociedad humana reducida a su expresión básica". Va detrás del gran premio, el equivalente del arqueólogo que gana la carrera por ser el primero en abrir la tumba de un gran faraón: el momento en que una sociedad que se creía completa, cerrada y autosuficiente, descubre que no es nada de todo eso. Lo que Lévi-Strauss encuentra, en cambio, es el producto del colonialismo, la transformación de los antiguos salvajes en aguas residuales del progreso industrial europeo. Encuentra basura, pobreza, excremento, barro. "La mugre, nuestra mugre que hemos arrojado al rostro de la humanidad".

El antropólogo no se resigna. Penetra más y más en la selva. Quiere localizar, dice, esa sociedad que todavía no fue contaminada por la civilización europea. Por la mugre. Finalmente, cerca de la frontera con Bolivia, se topa con los tupi-kawahib: salvajes, impolutos, el sueño de Rousseau y de Durkheim. Sin embargo, por más que lo intenta, no consigue comunicarse con ellos. No se entienden. No hablan la misma lengua. "Estaban realmente dispuestos a enseñarme sus costumbres y creencias, pero yo nada sabía de su lengua. Estaban tan cerca de mí como una imagen vista en un espejo. Los podía tocar pero no podía entenderlos. Allí tuve mi recompensa y al mismo tiempo mi castigo, pues, ¿no consistía mi error, y el de mi profesión, en creer que los hombres no son siempre hombres? ¿En pensar que algunos merecen más nuestro interés y atención porque en sus maneras hay algo que nos asombra?".

Lévi-Strauss regresa a Francia. Ahora lo sabe: la condición para volver inteligible a ese otro lejano y exótico es que la mugre ya lo haya manchado. El precio que se paga por conocer es deambular entre ruinas: los primitivos, los salvajes, son también parte del fango de la modernidad.

El antropólogo no se resigna tampoco ahora. Hay otra opción. En lugar de merodear en tribus lejanas, de regodearse en su extrañeza, de lamentarse al ver en qué los hemos convertido, es posible construir un modelo teórico de sociedad que abarque a ésa y a todas las sociedades primitivas. El espíritu humano es el mismo en todos lados. Lo que prima es el intento de llevar orden al caos, de ordenar un universo desordenado. Hay un todo establecido, coherente. Un número limitado de estructuras que se repiten una y otra vez. Un sistema. Valiéndose de la matemática, la lingüística, la cibernética, las ciencias del signo, es posible reconstruir esas estructuras, bosquejar una suerte de tabla periódica con los elementos que conforman esas sociedades. Los mitos, las leyendas, los dialectos, los bailes, los tatuajes, son accidentes, contingencias. Lo que importa es la estructura, lo que subyace: el estudio del pensamiento humano a través de una ciencia formalista, taxonómica, universal, abstracta.

A mediados del siglo XX, con los hornos de Auschwitz todavía calientes y las luchas por la descolonización estallando alrededor del mundo, el estructuralismo se propuso la empresa más grandiosa jamás imaginada: comprender cómo funciona la mente humana. Y Lévi-Strauss hizo escuela.

La contradicción que el estructuralismo guarda en su seno, la contradicción que enterró en el corazón del siglo XX, radica en que el mayor intento colectivo por convertir a las ciencias humanas en una gran ciencia positiva universal es producto de la búsqueda de redención personal de un solo hombre. Y para lograrlo, explicó décadas después el antropólogo Clifford Geertz, este hombre creó una máquina infernal de la cultura, que aniquilaba la historia y lo engullía todo a su paso. Lévi-Strauss logró construir un modelo teórico, político, estético, que satisfacía su búsqueda personal: entender a los hombres sin conocerlos, conseguir una aproximación intelectual y mantener la distancia física. "Odio los viajes y a los exploradores", así empezaba Tristes trópicos . Bastó esa línea, y Lévi-Strauss ya estaba a mil años luz.

El advenimiento del estructuralismo, escribió Geertz, fue ante todo un logro retórico: el discurso que Lévi-Strauss inventó para los hechos curiosos que describía o para sus curiosas explicaciones de estos hechos curiosos. "Lo que consiguió cambiar la mentalidad de la época, como ninguno de esos elementos lo hubiera logrado antes, fue la sensación de que había aparecido un nuevo lenguaje en el que todo, desde la moda femenina, como en El sistema de la moda de Roland Barthes, hasta la neurología, como The quest for mind de Howard Gardner, podía discutirse y analizarse de una manera útil. Fue toda una serie de términos (signo, código, transformación, oposición, intercambio, comunicación, metáfora, metonimia, mito... estructura), tomados en préstamo y reelaborados tanto a partir del léxico de la ciencia como del arte, los que sirvieron para definir la empresa de Lévi-Strauss, más allá del limitado interés que muchos pudieran tener en el sistema de secciones australiano o la configuración de las aldeas bororo".

A mediados de siglo, el lenguaje, o el método, o las hipótesis, o el modelo, o lo que fuese que ese antropólogo francés estuviese diciendo en nombre del estructuralismo, se extendió hacia otras disciplinas. Pocos, muy pocos, se definieron como "estructuralistas", pero de pronto en lingüística, psiquiatría, historia, política, sociología, semiología, matemática, filosofía, literatura, biología, y más, el estructuralismo permitía decir cosas que hasta ese momento no habían sido dichas: permitía, parafraseando una definición ya clásica de Lévi-Strauss, generar buenas categorías para pensar.

Y sin embargo nadie sabe con certeza qué es, o qué fue, el estructuralismo. En general las definiciones, más allá de algunos lugares comunes (su antihumanismo, su objetivismo, sus oposiciones dicotómicas binarias que lo explican todo: alto-bajo, derecha-izquierda, crudo-cocido, significado-significante), parecen chocarse entre sí y no arribar a ningún puerto. "Digámoslo francamente –escribió el filósofo François Wahl en 1968, en la introducción de un libro de Dan Sperber llamado ¿ Qué es el estructuralismo? –. Cuando se nos pregunta acerca del estructuralismo, no comprendemos la mayoría de las veces acerca de qué se nos quiere hablar".

El estructuralismo no nació con Lévi-Strauss. Su fundación, simbólica, se remonta a 1916, cuando se publicó la obra póstuma de Ferdinand de Saussure, el Curso de lingüística general . Pero en el trayecto que va desde el Curso de lingüística general hasta la edición de los cuatro tomos de las Mitológicas de Lévi-Strauss (entre 1964 y 1971), el estructuralismo pareció haber mutado como en esas películas de la RKO en las que una pequeña lagartija se metía donde no debía, recibía algún tipo de radiación y se convertía en un monstruo gigante y deforme que pisoteaba todo lo que encontraba a su paso. El estructuralismo, para entonces, era Godzilla.

Bajo la etiqueta de estructuralismo podía ponerse casi todo, pues casi todo parecía haber sido tocado por el estructuralismo. Sea para abrazarlo, rechazarlo, ignorarlo, adecuarlo, criticarlo, superarlo o revisitarlo, el estructuralismo parece ser la corriente de pensamiento endémica del siglo XX. Emerge con diferentes rostros en diferentes lugares, y cuando parece erradicado vuelve a florecer en una nueva cepa. Lo que sigue es tan obvio que produce sarpullido, pero para que exista, por ejemplo, un posestructuralismo (para que pueda fijarse como corriente intelectual o como estilo de época que atraviesa objetos culturales de diferentes géneros, para que pueda establecer sus límites, deudas, rupturas y continuidades) debe existir un estructuralismo: debe continuar siendo aquello con lo que se dialoga. De una manera u otra, agrade más o menos la conversación, el estructuralismo sigue siendo un interlocutor inevitable.

En 1987, en L a derrota del pensamiento , Alain Finkielkraut relataba cómo había sucedido todo eso, cómo el estructuralismo se había adueñado de la vida académica y política de posguerra, cómo Lévi-Strauss se había convertido en –vaya– un héroe. Veinte años más tarde todavía sigue siendo una historia válida, una historia que puede pasar por cierta.

El comienzo de la historia que Finkielkraut estaba contando podía situarse en noviembre de 1945, cuando se realizó el acto constitutivo de la UNESCO: un nuevo intento por llevar la luz de la razón a la oscuridad que todavía crepitaba en los hornos de Belsen. Sacar a la Humanidad de las tinieblas; impedir que el fanatismo, el totalitarismo y la ignorancia volvieran a idiotizar al Hombre... Momento, momento. ¿Qué hombre? ¿El hombre del existencialismo sartreano, que por entonces seducía a propios y extraños? ¿El hombre del iluminismo? ¿Qué hombre?

En 1951 Lévi-Strauss presentó un trabajo escrito por encargo de la UNESCO: Raza e historia . Una parte del texto apuntaba hacia el lugar esperado: el concepto de "raza". Las diferencias entre grupos humanos, escribió, obedecen "a circunstancias geográficas, históricas y sociológicas, no a aptitudes vinculadas a la constitución anatómica o fisiológica de los negros, de los amarillos o de los blancos". Todos de acuerdo, aplausos.

Pero cuidado, agregó Lévi-Strauss, y cuando Finkielkraut lo relataba, treinta y cinco años más tarde, uno podía percibir la emoción en su voz: no basta con quitarse de encima la predestinación biológica, también hay que rechazar la jerarquización de las diferencias culturales. La época de la que intentaba salirse, creía Lévi-Strauss, estaba marcada tanto por el totalitarismo como por el colonialismo: la mugre, nuestra mugre. Los filósofos iluministas, en el siglo XVIII, habían caído en la trampa. Hablaron en nombre de la Humanidad parados en el que suponían último estadio de desarrollo moral, tecnológico, científico, el final de una única línea de progreso humano. Casi dos siglos después, los fundadores de la UNESCO se aprestaban a hacer lo mismo.

"En el momento en que la UNESCO se propone abordar un nuevo capítulo de la historia humana –escribió Finkielkraut–, Lévi-Strauss recuerda, en nombre de su disciplina, que la era de la que se trata de salir está tan marcada por la guerra como por la colonización, tanto por la afirmación nazi de una jerarquía natural entre los seres como por la soberbia de Occidente, tanto por el delirio biológico como por la megalomanía del progreso". La crítica de la superioridad racial debe combinarse con la crítica de la superioridad cultural. No hay una sola civilización, propone Lévi-Strauss; hay culturas, muchas, en plural. "Lévi-Strauss se apropia de la solemne ambición de los fundadores de la UNESCO –iluminar a la humanidad para conjurar los peligros de la regresión a la barbarie–, pero la dirige contra la filosofía a la que éstos rinden pleitesía", seguía Finkielkraut. "El objetivo sigue siendo el mismo: destruir el prejuicio, pero, para conseguirlo, ya no se trata de abrir a los demás a la razón, sino de abrirse uno mismo a la razón de los demás".

Se esparció como una mancha de brea. Imitando el ejemplo de la antropología estructuralista, las ciencias humanas comenzaron una cacería del etnocentrismo, una denuncia de todas las formas en que –en nombre de un humanismo universalista, vago, metafísico– Occidente hacía prevalecer su dominio pasado y presente. Los historiadores rompieron la línea del tiempo, trastocaron su continuidad; los sociólogos combinaron el marxismo con la etnología estructuralista: en todas las sociedades hay división de clases (decían con Marx), y en cada clase hay un universo simbólico distinto y equivalente (decían con Lévi-Strauss). Los lingüistas encontraron las mismas estructuras narrativas en las "grandes novelas" y en los "cuentos populares"; todas las teorías de la descolonización usaron el mismo sonsonete: ni las sociedades ni las personas crean de manera absoluta, sólo se limitan a elegir determinadas combinaciones; no hay dos culturas que sean iguales, pero todas parten de la misma actividad combinatoria y no pueden ser jerarquizadas.

La bola de nieve no se detuvo. Noam Chomsky, Roland Barthes, Jacques Derrida, Jacques Lacan, Umberto Eco, Jean Piaget, Thomas Kuhn, Michel Foucault, Louis Althusser o Julia Kristeva, por nombrar poco y atropellado, llevaron el estructuralismo a sus respectivas disciplinas. Godzilla, sí. Parecía imparable, y pronto llegó el ejército a hacerle frente, con los tanques de guerra y todo. Pero ya había comentado Nietzsche qué pasa cuando uno combate contra monstruos. No es que el estructuralismo, o Lévi-Strauss, hayan estado exentos de críticas. Al contrario. Muchos filósofos acusaron al estructuralismo de ser demasiado cientificista y muchos científicos lo acusaron de ser demasiado filosófico. Se dijo que Lévi-Strauss era un mago: que encontraba estructuras por todos lados, que las sacaba de su galera mágica junto con conejos y ramos de flores. Se le imputó plantear preguntas y no responderlas; mezclar azarosamente cualquier cosa que se le cruzara; no hacer suficiente trabajo de campo; hacer demasiado trabajo de campo; usar demasiada información; usar muy poca información; usar información desactualizada; ser demasiado positivista; ser demasiado poético; ignorar la historia; ignorar a los individuos; ser demasiado determinista; tomar un montón de temas complicados y volverlos imposibles. Las versiones más "duras" del estructuralismo se han vuelto obsoletas, o al menos no gozan del acuerdo que gozaron hasta fines de la década de 1960. Gran parte de sus hipótesis (o métodos, o discursos, o... lo que sea) fueron retomadas por las corrientes posestructuralistas, posmodernas, deconstructivistas, constructivistas, etc. Otras fueron descartadas, y muchas otras se volvieron parte de agendas políticas y sociales, parte del sentido común, de la embrutecida cotidianeidad de los hechos de todos los días.

"En disciplinas como la nuestra –escribió Lévi-Strauss en la Obertura de Mitológicas . Lo crudo y lo cocido –, el saber científico avanza a paso inseguro, bajo el látigo de la contención y la duda. Deja a la metafísica la impaciencia del todo o nada. Para validar nuestra empresa no es preciso a nuestros ojos que esté asegurada de disfrutar, durante años y hasta en sus menores detalles, de una presunción de verdad. Basta que se le reconozca el modesto mérito de haber dejado un problema difícil en estado menos malo que como se lo encontró".

Suponiendo que Claude Lévi-Strauss no hubiese hecho otra cosa que escribir Tristes trópicos , su libro de 1955, su obra seguiría estando a mil años luz que la de cualquier otro antropólogo. Si la historia que estuvimos contando es correcta, si el estructuralismo comenzó con el intento de un solo hombre por expiar las culpas por lo que Occidente había hecho con las sociedades no occidentales, y terminó en el mayor intento colectivo por entender cómo funciona la mente humana, ni una exigencia ni la otra fueron satisfechas.

Ese es el secreto que encierra Tristes trópicos : que el precio por conocer es la destrucción de aquello que busca conocerse. "Nunca más, en ninguna parte, volveré a sentirme en casa", se lee allí, sólo para pasar un par de páginas y encontrarse con una cita de Pascal: "Nada nos puede consolar, cuando lo pensamos detenidamente". En todo lo que ese libro exige y en lo que sabe que no obtendrá, se encuentra la espina que el estructuralismo dejó clavada en el corazón del siglo XX: "¿Para qué sirve actuar, si el pensamiento que guía la acción conduce al descubrimiento de la ausencia de sentido?". Es lo que Lévi-Strauss, hace setenta años, intuyó que no sería capaz de responder.

Fuente: mega24.com

ENLACES:

2377. Biblioteca Nacional celebra centenario de antropólogo francés Lévi-Strauss. Nacido en Bélgica el 28 de noviembre de 1908.

2331. Homenaje a Lévi-Strauss en museos y librerías. Te felicitan los noventa años porque piensan que no llegarás a los cien.

2308. Lévi-Strauss cumple cien años. Interesado por la obra de Karl Marx, por el psicoanálisis de Sigmund Freud, la lingüística de Ferdinand Saussure

2301. Lévi-Strauss es una de las fuentes del pensamiento de Jacques Lacan, Louis Althusser, Michel Foucault y de una legión de filósofos, antropólogos.

sábado, 6 de diciembre de 2008

2377. Biblioteca Nacional celebra centenario de antropólogo francés Lévi-Strauss. Nacido en Bélgica el 28 de noviembre de 1908.


  • Claude Lévi-Strauss

  • Lima, dic. 05 (ANDINA)- Con una exposición que contiene afiches sobre la vida, viajes e investigaciones del antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) se aúna a las celebraciones que en el mundo realizan con motivo del centenario de su nacimiento.

    La muestra que puede ser apreciada en el hall principal de la BNP ubicada, en el distrito de San Borja, estará disponible hasta el próximo viernes 12 de diciembre.

    Nacido en Bélgica el 28 de noviembre de 1908, Lévi-Strauss participó en 1935 en una misión cultural a Brasil donde se desempeñó como profesor visitante en la Universidad de Sao Paulo, actividad que le permitió investigar a diversas etnias de este país hasta 1939.

    Lévi-Strauss, quien ha publicado Las estructuras elementales del parentesco, Tristes Trópicos, El pensamiento salvaje, Antropología estructural, entre otras obras, celebró lúcido y con buena salud, sus 100 años de proficua vida.

  • Fuente: andina.com

ENLACES:

2331. Homenaje a Lévi-Strauss en museos y librerías. Te felicitan los noventa años porque piensan que no llegarás a los cien.

2308. Lévi-Strauss cumple cien años. Interesado por la obra de Karl Marx, por el psicoanálisis de Sigmund Freud, la lingüística de Ferdinand Saussure

2301. Lévi-Strauss es una de las fuentes del pensamiento de Jacques Lacan, Louis Althusser, Michel Foucault y de una legión de filósofos, antropólogos.

martes, 2 de diciembre de 2008

2331. Homenaje a Lévi-Strauss en museos y librerías. Te felicitan los noventa años porque piensan que no llegarás a los cien.


Claude Lévi-Strauss

Óscar Caballero

Imposible ignorar, el viernes en París, que el antropólogo Claude Lévi-Strauss cumplía cien años. La ministra de Cultura y el ministro de Universidades inauguraron oficialmente el teatro que lleva el nombre de Lévi-Strauss en el Museo del Quai Branly, dedicado al arte primitivo. En ausencia del homenajeado, naturalmente. Hace ya diez años, en la última entrevista que concedió a la radio France Culture, renegó del festejo con estas palabras: "Te felicitan los noventa años porque piensan que no llegarás a los cien. Y además, a estas edades cada nuevo año es un escalón más en el descenso hacia la decadencia física e intelectual. Anatole France, creo, deploró que la vida no se desarrollara al revés: empezar seniles y terminar en plena productividad", lamentó. Desde la una de la tarde, la multitud se agolpó en el Quai Branly - entrada gratuita-,formó largas colas en la librería hasta terminar con los títulos del centenario y siguió, hasta las nueve de la noche, las visitas guiadas para descubrir los 1.478 objetos (originarios de Brasil o de la costa noroeste de Estados Unidos) de las colecciones donadas por Lévi-Strauss. En cada rincón, se escuchaba la polifonía debida a las cien personalidades que leían textos del homenajeado. Durante todo el día, el museo fue un hervidero de visitantes. También se llenaron las librerías de la capital francesa, rebosantes de novedades relacionadas con el centenario de Lévi-Strauss. A la reedición de Saudades do Brasil (Plon) y de Tristes Tropiques se suman el Que sais-je de Catherine Clément y el diálogo del antropólogo con Didier Eribon. Indian Cosmetics,texto del centenario, sirve de prólogo a Le Passage du Nord-Ouest,de Claude Imbert. Y también Émile Joulia, entre otros, recogió textos en Lévi-Strauss, l´homme derrière l´oeuvre....

Fuente: la vanguardia.es

ENLACES:

2328. Un equipo de científicos británicos rescata un frigorífico diseñado por Albert Einstein. Funciona mediante energía solar generada por una bomba.

2327. Amo a mamá y odio a papá: Complejo de edipo. El niño que se enamora de su madre cree que ella le pertenece y que su padre es un rival...

2326. Marie Curie: un centenario para la ciencia y la justicia social. Hace 100 años obtuvo la primera cátedra concedida en Francia a una mujer.

2308. Lévi-Strauss cumple cien años. Interesado por la obra de Karl Marx, por el psicoanálisis de Sigmund Freud, la lingüística de Ferdinand Saussure

2301. Lévi-Strauss es una de las fuentes del pensamiento de Jacques Lacan, Louis Althusser, Michel Foucault y de una legión de filósofos, antropólogos.

2211. Según un estudio el parecido físico con los padres influye al elegir pareja. Como expuso Sigmund Freud con su teoría sobre el complejo de Edipo.

2063. Las teorías de Sigmund Freud y el tratamiento que daba a sus pacientes causaron un gran revuelo en la Viena del siglo XIX.

sábado, 29 de noviembre de 2008

2308. Lévi-Strauss cumple cien años. Interesado por la obra de Karl Marx, por el psicoanálisis de Sigmund Freud, la lingüística de Ferdinand Saussure


Claude Lévi-Strauss

Claude Lévi-Strauss, uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX, destacado antropólogo y padre del enfoque estructuralista de las ciencias sociales, que influyó de manera decisiva en la filosofía, la sociología, la historia y la teoría de la literatura, cumple cien años de vida.

EFE A pesar de su longevidad e intensa actividad intelectual desde antes de la Segunda Guerra Mundial, Lévi-Strauss, miembro de la Academia de Francia desde 1973, goza de buena salud y se mantiene lúcido, como relató a la prensa el director del museo Quai Branly de París, Stéphane Martin, institución que alberga un teatro con el nombre del célebre antropólogo.

Francés nacido en Bruselas el 28 de noviembre de 1908, este centenario humanista es hijo de un judío agnóstico de origen alsaciano que le educó en un ambiente artístico, aunque terminó cursando estudios de Derecho y Filosofía en la Sorbona de París.

El autor de "Mythologiques" ejerció como profesor de esta última disciplina hasta que recibió una invitación de Marcel Mauss, padre de la etnología francesa, para ingresar en el recién creado departamento de etnografía.

Fue así como despertó en Lévi-Strauss la curiosidad por una materia en la que desarrollaría una brillante carrera y que le ha concedido un "lugar preeminente entre los investigadores del siglo XX", explicó a Efe el profesor de Antropología Social de la Universidad Complutense de Madrid Rafael Díaz Maderuelo.

Su nueva vocación le llevó a aceptar un puesto como profesor visitante en la universidad brasileña de Su00E3o Paulo, de 1935 a 1939, estancia que le posibilitó llevar a cabo trabajos de campo en el estado amazónico de Mato Grosso y en la Amazonía.

Allí realizó estancias esporádicas entre los bororo, los nambikwara y los tupi-kawahib, experiencias que le orientaron definitivamente como profesional de la antropología, campo en el que su trabajo aún hoy "sigue siendo válido para la mayoría de los antropólogos", señaló Díaz Maderuelo sobre el autor de "La Pensée sauvage".

Tras regresar a Francia, en 1942 se trasladó a Estados Unidos como profesor visitante en la New School for Social Research de Nueva York, antes de un breve paso por la embajada francesa en Washington como agregado cultural.

De vuelta a París, fue nombrado director asociado del Museo del Hombre y se convirtió después en director de estudios en la École Pratique des Hautes Études, entre 1950 y 1974, trabajo que combinó con su enseñanza de antropología social en el Collège de France, hasta su jubilación en 1982, al tiempo que dirigía el Laboratorio de Antropología Social.

Hijo intelectual de Émile Durkheim y de Mauss, e interesado por la obra de Karl Marx, por el psicoanálisis de Sigmund Freud, la lingüística de Ferdinand Saussure y Roman Jakobson, el formalismo de Vladimir Propp y un largo etcétera, es además un apasionado de la música, la geología, la botánica y la astronomía.

Las aportaciones más decisivas del trabajo de Lévi-Strauss se pueden resumir en tres grandes temas: la teoría de la alianza,los procesos mentales del conocimiento humano y la estructura de los mitos.

La teoría de la alianza defiende que el parentesco tiene más que ver con la alianza entre dos familias por matrimonio respectivo entre sus miembros que, como sostenían algunos antropólogos británicos, con la ascendencia de un antepasado común.

Para Lévi-Strauss, no existe una "diferencia significativa entre el pensamiento primitivo y el civilizado", señaló Díaz Maderuelo, pues la mente humana "organiza el conocimiento en parejas binarias y opuestas que se organizan de acuerdo con la lógica" y "tanto el mito como la ciencia están estructurados por pares de opuestos relacionados lógicamente".

Comparten, por tanto, la misma estructura, sólo que aplicada a diferentes cosas.

Respecto a los mitos, el intelectual sostiene desde la reflexión sobre el tabú del incesto, que el impulso sexual puede ser regulado gracias a la cultura.

"El hombre no mantiene relaciones indiscriminadas, sino que las piensa previamente para distinguirlas. Desde ese momento ha perdido su naturaleza animal y se ha convertido en un ser cultural", comentó Díaz Maderuelo.

Para Lévi-Strauss, las estructuras no son realidades concretas, sino más bien modelos cognitivos de la realidad que sirven al hombre en su vida cotidiana.

Las reglas por las que las unidades de la cultura se combinan no son producto de la invención humana y el paso del animal natural al animal cultural -a través de la adquisición del lenguaje, la preparación de los alimentos, la formación de relaciones sociales, etc.- sigue unas leyes ya determinadas por su estructura biológica.

Fuente: la opinion.es

ENLACES:

2301. Lévi-Strauss es una de las fuentes del pensamiento de Jacques Lacan, Louis Althusser, Michel Foucault y de una legión de filósofos, antropólogos.

2211. Según un estudio el parecido físico con los padres influye al elegir pareja. Como expuso Sigmund Freud con su teoría sobre el complejo de Edipo.

2063. Las teorías de Sigmund Freud y el tratamiento que daba a sus pacientes causaron un gran revuelo en la Viena del siglo XIX.

2301. Lévi-Strauss es una de las fuentes del pensamiento de Jacques Lacan, Louis Althusser, Michel Foucault y de una legión de filósofos, antropólogos


Claude Lévi-Strauss

Enrique Hett
Organización Editorial Mexicana

Mañana celebra su centésimo aniversario un científico que también es un sabio universalmente respetado por ambos conceptos. Claude Lévi-Strauss es un antropólogo francés, pero, por la profundidad y novedad de sus ideas, su obra trasciende ampliamente su disciplina y las fronteras de su país. El ensayo que le consagró Octavio Paz en 1968, El nuevo festín de Esopo, es un testimonio brillantísimo de ello.

Tuvo una influencia decisiva en la antropología, pero también en el pensamiento francés y, a través de este, en el de varios otros países. Contribuyó al surgimiento de una serie de filosofías que, a su vez, tuvieron y tienen efectos muy importantes en las ciencias sociales e indirectamente en la política. Por lo tanto, en nuestras vidas.

Efectivamente, Lévi-Strauss es una de las fuentes del pensamiento de Jacques Lacan, Louis Althusser, Michel Foucault y de una pléyade de filósofos, antropólogos y sociólogos en el mundo entero. Por sus proposiciones teóricas y, al criticar de un punto de vista inédito las tesis de René Descartes y Jean-Paul Sartre, contribuyó al surgimiento de esta generación. Esta, a su vez, elaboró lo que los universitarios estadunidenses llaman la "teoría francesa". Teoría y no filosofía, tal vez porque estiman que éstas obras se aparentan más a las ciencias humanas y sociales que a la filosofía. Es una idea discutible. Sin embargo, es cierto que los enfoques de esta generación que más se aproximan a las ciencias sociales -y que son, por otra parte, las tesis en las que la influencia de Lévi-Strauss está más marcada-, son las que más han hecho sentir sus efectos en la política y la vida cotidiana. Lo han logrado, enriqueciendo, por ejemplo, la teoría política, los estudios post coloniales y de género, la literatura y la psicología.

Personaje de una gran elegancia humana e intelectual, sumamente reservado, Claude Lévi-Strauss sólo ha intervenido en la arena pública, es decir, en el ámbito mediático político, sobre tres cuestiones que están estrechamente ligadas. La lucha contra el racismo, la defensa de los primeros pueblos y en particular de los núcleos indígenas en América latina y la diversidad biológica y, sobre todo, cultural. Intervino en estos combates con sus propios medios de intelectual y de científico. Pero en la medida en que este tipo de intervenciones puedan ser eficaces, las suyas lo son.

Incluso su obra científica propiamente dicha, contiene tesis de gran trascendencia social e histórica. Se esforzó por demostrar, que la de los primeros pueblos, es una cultura de gran inteligencia y refinamiento intelectual. Ha combatido la noción de "primitivismo", si se entiende este como una especie de infancia de la humanidad. Por eso refuta que el pensamiento mítico sea "mágico" y desprovisto de lógica. La gran tesis de Claude Lévi-Strauss, es que todo grupo social está regido por una serie de reglas estructuradas entre sí. Estas, no son conscientes, pero sí son lógicas y adecuadas a su entorno. Como nuestro pensamiento de "desarrollados", el pensamiento de los "primitivos" rechaza el principio de contradicción, es decir, no puede admitir que una cosa sea verdadera y falsa al mismo tiempo y del mismo punto de vista.

Después de haber elaborado, sobre estas bases, una teoría de los sistemas de parentesco, se consagró ante todo al análisis e interpretación de los mitos indígenas. Los describe como obras colectivas de interpretación del mundo, en los que un pensamiento riguroso pone en juego conceptos, sentimientos e imaginación para producir una interpretación coherente del mundo que es, al mismo tiempo, vehículo de emoción y creación estética.

Por lo que es, lo que representa, y lo que ha aportado -y me ha aportado- ¡Muy feliz cumpleaños, Claude Lévi-Strauss!

mehcbv@email.com
Fuente: oem.com

ENLACES:

2088. ¿Usted qué sueña? "El verdadero sueño es el sueño dicho, no es el sueño soñado" Dr.Oscar Caneda, psicoanalista.

1974. Entrevista a Jacques-Alain Miller. Psicoanalista. "Amamos a aquel que responde a nuestra pregunta: ¿Quién soy yo?"

820. ENTREVISTA A GUSTAVO DESSAL : PSICOANALISTA. ´La ciencia se desentiende del efecto de sus hallazgos en la mente de las personas´